Terapias

Aparte de los tratamientos que se incluyen en este apartado y que son malestares a los que les ponemos nombre, el psicólogo te puede ayudar en otras cuestiones y preocupaciones

nada

Ansiedad

La ansiedad es un mecanismo de supervivencia que nos libra de los peligros y nos pone a salvo. Actúa mediante tres respuestas:

Respuesta cognitiva: nos viene un primer pensamiento sobre una situación peligrosa.

Respuesta fisiológica: El cerebro manda una orden al cuerpo para que esté preparado para la acción ya que hay que librarse de ese peligro.

Respuesta motora: El cuerpo está preparado y se pone en acción (Escapa/ Evita/Lucha)

 

Problemas de ansiedad.

  • Ataque de pánico o crisis de ansiedad: Episodios de ansiedad relativamente cortos, muy intensos y sin desencadenante aparente. Cuesta respirar, el corazón bombea rápido, se siente dolor en el pecho, temblor y rigidez, mareo…Estos síntomas se acompañan de una intensa angustia y de la sensación de que uno va a morir o a volverse loco.
  • Agorafobia: «Miedo al miedo». Tendencia a evitar lugares o situaciones donde es difícil escapar o resulta embarazoso pedir ayuda si de pronto aparece una crisis de ansiedad.
    EJEMPLOS: sitios donde hay mucha gente, sitios donde no es fácil acceder a la salida, la cola de un supermercado, un concierto, el tren, el automóvil,…
  • Fobia específica: Miedo a la agujas, miedo a conducir, miedo a ciertos animales,…
  • Fobia social: Temor a una o más situaciones sociales o actuaciones en público por miedo a la evaluación.
  • Obsesiones y Compulsiones: Pensamientos intrusivos, repetitivos y muy difíciles de eliminar que provocan mucha ansiedad. Se alivian al hacer un acto ritualista y absurdo, como lavarse las manos muchas veces, comprobar exageradamente si se cerró la puerta del coche, contar X veces, repetir una y otra vez mentalmente una secuencia de acciones, ordenador con cuidado extremo….
  • Estrés: La persona cree que las circunstancias de su entorno le superan ya que piensa que sus recursos personales no son suficientes para hacer frente a las demandas. Debido a esto se produce una exageración de las tres respuestas de la ansiedad y unas mociones asociadas como depresión, enfado, frustración…
  • Hipocondría: Miedo extremo a tener una enfermedad grave. La persona entra en una continua auto-observación y en la interpretación catastrófica de lo observado.
  • Ansiedad generalizada: Tendencia a preocuparse por cualquier cosa excesivamente. Las consecuencias son dificultades para dormir, dolores musculares y de cabeza, irritabilidad, mareos o dificultad para concentrarse y atender a la actividad que se realiza.

 

Objetivo del tratamiento.

Todos necesitamos la ansiedad (estar alerta) ya que es adaptativa, nos ayuda a desarrollar funciones de nuestro día a día. El problema se presenta cuando, esa ansiedad en vez de facilitarnos la vida nos bloquea.

El psicólogo te ayudará a que aprendas a manejara estas situaciones.

Depresión

La depresión es un trastorno emocional que implica cambios en nuestra forma de sentir, de pensar y de actuar.

Sentir: llorar, tristeza, irritabilidad o ansiedad. Se produce un cansancio continuo y excesivo, aumento o disminución del apetito, alteraciones del sueño, tensión muscular, opresión en el pecho, disminución del deseo sexual, etc.

Pensar: tendemos a ver el lado oscuro de las cosas. Nos desvalorizamos y nos culpamos. Se produce una disminución de la autoestima. Tenemos una visión negativa acerca de nosotros, del mundo (los demás) y hacia el futuro.

Actuar: se producen cambios en nuestra conducta y dejamos de hacer actividades que antes nos resultaban agradables. Ya no hay ganas y no disfrutamos de la misma manera haciéndolas.

 

Causas

Hay personalidades depresivas o predepresivas, por factores hereditarios, aprendidos o ambientales, que predisponen a padecer este estado.
Si se dan cambios en el ambiente percibidos como desagradables, lo que técnicamente se denomina «pérdida de reforzadores» (perder algo como el trabajo, la pareja, la posición económica, perder a alguien valioso o perder aquellas actividades gratificantes que nos aportaban refuerzo), la persona se ve privada de algo que considera importante. Entonces se produce una secuencia que provoca que la depresión se instaure:

  1. Tras la pérdida de un reforzador, se da un período normal de tristeza. Si esto no se afronta (porque no se sabe), aparece el segundo paso.
  2. Cambios emocionales, cognitivos y conductuales, lo que provoca que la persona empiece a deprimirse.
  3. El cerebro, a nivel de Sistema Nervioso Central, segrega menor cantidad de neurotransmisores (sustancias que contribuyen a la regulación del estado emocional) y la depresión se asienta.

 

Objetivo del tratamiento.

La terapia psicológica irá orientada a evaluar tu problema particular, te dará una explicación de por qué estás deprimido y te ayudará reestructurar esos cambios cognitivos y emocionales, así como a retomar tu nivel de actividades.

En el caso de estar tomando medicación se intentará integrar en la terapia para lograr un objetivo común: tu mejora.

 

Autoestima

Es importante diferenciar dos conceptos: Autoconcepto y Autoestima.

Autoconcepto es la idea racional que tenemos sobre nosotros mismos y nuestra valía en diferentes aspectos. Esta idea dependerá de factores como: actitud y motivación para enfrentar el día a día; aptitudes que poseo; idea sobre mi imagen; y valoración externa que yo percibo. En los casos a tratar el autoconcepto suele estar menoscabado o distorsionado, lo que requerirá un trabajo específico.

Autoestima es un concepto que abarca mucho más, es lo que gobierna gran parte de nuestros comportamientos y sentimientos, lo que determina si somos del todo felices o no, si somos capaces de disfrutar o sólo de pasar el rato. Es el sentimiento, el cariño que tenemos incondicional hacia nosotros como personas, independientemente de cómo seamos. Esta idea se ha ido recogiendo durante toda nuestra vida. Todas nuestras impresiones, evaluaciones y experiencias así reunidos han ido conformando esta idea que llevará asociado un sentimiento positivo hacia nosotros mismos, o un incómodo sentimiento de no ser lo que esperábamos.

Está claro que el autoconcepto positivo es una contribución al sentimiento de cariño, pero realmente es sólo un ingrediente al amor incodicional que debemos profesarnos a nosotros mismos.

¿Porqué estos conceptos son tan importantes?

El autoconcepto y la autoestima juegan un importante papel en la vida de las personas. Los éxitos y los fracasos, la satisfacción de uno mismo, el bienestar psíquico y el conjunto de relaciones sociales llevan su sello. Tener un autoconcepto y una autoestima positivos será muy importante para la vida personal, profesional y social.

¿Cómo mejorarlo?

La evaluación inicial es clave. En la mayoría de los casos habrá que trabajar en distorsiones así como en creencias o impresiones sobre nosotros mismos, transmitidas por el exceso de crítica y/o por la ausencia de valoración positiva, tanto por nuestro entorno como por nosotros mismos; en la mayoría de los casos no ajustándose a la realidad, aunque hayamos terminado creyéndolo.

 

Obsesiones

Los trastornos obsesivo-compulsivos han sido considerados tradicionalmente como el problema de ansiedad más resistente al ratamiento.

Lo característico del problema es la presencia de pensamientos intrusivos, repetitivos y muy difíciles de eliminar cuyo contenido principal es el miedo a que suceda algo terrible (obsesiones). Se alivian al hacer un acto ritualista que tiene como fin reducir la posibilidad irracional de que suceda la catástrofe temida y bloquear la ansiedad (compulsiones).

Adicciones

Se puede considerar adicción cuando hay pérdida de control sobre la propia conducta. Es decir, aunque se realice un esfuerzo por evitar la conducta adictiva, que incluso está acarreando problemas a nivel familiar, social, laboral e individual, se termina cediendo ante el fuerte deseo de realizarla.

 

 

Te podemos ayudar con…

 

  • Juego
  • Alcohol
  • Otras drogas (cocaína, cannabis, drogas de síntesis)
  • Sexo
  • Nuevas tecnologías
  • Dependencia Emocional

El origen de la adicción es multifactorial involucrándose factores biológicos, genéticos, psicológicos, y sociales.

El tratamiento es un proceso que consiste en una intervención estructurada en varias fases. Para lograr avanzar en la recuperación es necesario que la persona adicta aprenda a cambiar su forma de pensar y de actuar, logrando nuevas actitudes y habilidades, así como cambios en estilos y patrones de vida.
Puede que no sea fácil pero es posible lograr una vida sin adicciones y mucho mejor.

 

Duelo

Duelo se considera todo aquello que implique «Pérdida». Es decir, no solo comienza un proceso de duelo por una muerte cercana sino también cuando hay una pérdida importante como ruptura de pareja o con amigos, enfermedad, cambios en el físico, marcha de los hijos para formar sus propios hogares (nido vacío), cambios de entorno o de residencia, finalización o cambio de trabajo… En todos estos casos se vive un período donde se experimentan una serie de fases en las que aparecen distintos sentimientos que nos causan dolor y que el psicólogo puede ayudar a manejar y superar.

Sobre todo, es importante buscar ayuda cuando los sentimientos dolorosos se prolongan demasiado en el tiempo o cuando empiezan a incapacitarnos para llevar una vida normal.

 

Adolescencia

Testimonio de una madre:

«Empiezo a pensar que esto no tiene solución. La conducta de mi hijo es incomprensible. Y lo triste es que siempre ha sido un niño feliz, pero ahora…Todo esto me hace sentirme muy mal, pienso que no he sabido educar a mi hijo, y ya no sé qué hacer, lo he probado todo y creo que no tiene solución. Nos sentimos fracasados como padres y esto nos causa tanta tristeza y desesperación…Nuestros hijos han sido siempre lo más importante para nosotros, nuestra vida ha girado en torno a ellos, les hemos dado todo, hemos intentado hablar, pero es imposible, nos sentimos incapaces de comprenderlo»

La adolescencia puede ser una de las etapas de mayor estrés para los padres. El asesoramiento profesional puede hacer que mejoren los recursos para enfrentarse a ella, lo cual beneficiará tanto a los padres como a los hijos.

Testimonio de un adolescente:

«Mis padres no me entienden…y además me rayan la cabeza. Por un lado me dicen que tengo que ser responsable y que ya soy un hombre, por otro me ponen hora y no me dejan tomar mis propias decisiones. ¿En qué quedamos? No se dan cuenta que yo tengo mis propios problemas y que no son solo ellos los que sufren…»

La adolescencia es una etapa complicada. Se caracteriza por los dobles mensajes de los padres a los hijos, es decir, por un lado se les trasmite que deben empezar a ser responsables y adultos pero por otro se les trata como niños. Además, ellos se enfrentan a muchas situaciones complicadas: cambios físicos, cambios psicológicos, frustraciones, inseguridades,…lo cual les crea mucha confusión y malestar.

Todas las características descritas anteriormente entran dentro de la normalidad de un chico/a adolescente, pero puede considerarse patológico cuando es exagerado. Cuando observamos que el adolescente está sufriendo mucho y/ o hace sufrir a los demás o cuando vemos que se altera toda su vida y que esos sentimientos le condicionan absolutamente, es importante buscar una ayuda profesional.

Trastorno por déficit de atención

¿Qué es?

El TDAH (Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad) es un trastorno de origen neurobiológico que afecta a niño/as y adolescentes y que se caracteriza por presentar de manera intensa o frecuente síntomas conductuales de:

 

  • Déficit de atención
  • Impulsividad
  • Hiperactividad motora y/o vocal

No obstante, todos los niño/as con este trastorno no manifiestan todos los síntomas, ni con la misma intensidad. Además, al ser un trastorno del neurodesarrollo, los síntomas pueden ir cambiando con la edad.

¿Por qué se comportan así?

En la actualidad, se sabe que estas dificultades son debidas a deficiencias en las funciones ejecutivas del cerebro, las cuales, permiten a las personas planificar, revisar, regular y evaluar cualquier conducta o tarea cognitiva, social y emocional. Por ello, el déficit en estas funciones ocasiona que los niño/as y adolescentes con TDAH tengan a menudo:

  • Bajo rendimiento o fracaso escolar pese a poseer buena capacidad intelectual.
  • Dificultades en sus Habilidades Sociales (negociar, ceder, compartir, resolver conflictos con sus iguales…)
  • Problemas emocionales: ansiedad, baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, bloqueo emocional…

En qué puede ayudarme el psicólogo…

 

Recibir un tratamiento psicológico adecuado amplía las posibilidades para un buen pronóstico del TDAH. Así, realizar una valoración psicológica eficaz; informar sobre el trastorno; dotar de estrategias de manejo de conducta y de comunicación para mejorar la relación con su hijo/alumno; y dar pautas al propio niño/adolescente para aumentar su propio autocontrol o mejorar sus habilidades académicas son algunas de las estrategias que se ofrecen desde el gabinete.

Familia y Pareja

Todas las parejas y familias tienen problemas, esto es normal. El problema viene cuando la forma de resolver los conflictos, la comunicación o la convivencia diaria suponen un costo emocional que puede llegar a ocasionar un malestar muy grande que incluso puede derivar en un problema clínico más grave (depresión, ansiedad, adicción,…) en estos casos es conveniente buscar ayuda profesional.

 

La forma de llegar a tener una relación saludable y satisfactoria es aprendiendo a manejar determinadas habilidades. Las más destacadas son: habilidades de comunicación, resolución de problemas, toma de decisiones, búsqueda de espacios personales y espacios en común, negociación, etc.

El psicólogo también puede ayudar en otras áreas…

  • Problemas de dinámica familiar
  • Dependencia emocional
  • Agresividad
  • Celos, desconfianza
  • Infidelidad
  • Ruptura
  • Problemas de adaptación a los cambios del ciclo vital

Sexualidad

Son muchos y variados los factores implicados en la aparición y mantenimiento de las disfunciones sexuales y, en contra de lo que se pensaba, en la actualidad parece que en la mayor parte de los casos son los factores psicosociales los que juegan el papel etiológico fundamental, y no factores orgánicos como se creía hasta fechas relativamente recientes. Aún así, es importante descartar causa biológica u orgánica. La ansiedad es un tema que ha estado siempre ligado a las disfunciones sexuales (ansiedad sexual), ya que puede inhibir la excitación y la ejecución sexual, y es una de las razones en la génesis y mantenimiento de dichas alteraciones.

La ansiedad sexual va a estar centrada principalmente en el rendimiento, o lo que es lo mismo, la experiencia del temor al fracaso o una mala ejecución en la relación íntima.

 

Disfunciones a tratar

  • Eyaculación precoz
  • Problemas de erección
  • Bajo deseo
  • Anorgasmia
  • Vaginismo
  • Dispareunia (dolor coital)
  • Orientación sexual/ Identidad sexual
  • Abusos sexuales
  • Hipersexualidad/Adicción al sexo

Habilidades sociales

Es un comportamiento y un tipo de pensamiento que lleva a resolver una situación social de manera efectiva.

Somos seres sociales y vivimos dentro de una sociedad con unos patrones de relación social. Con las habilidades sociales pretendemos conseguir el máximo ajuste en nuestras relaciones con los demás. éste ajuste generará expectativas de éxito y control sobre los resultados de la conducta social y así un mayor bienestar.

Cuando la persona no ha aprendido determinadas habilidades sociales puede percibirse como diferente y, en ocasiones, llevarle a un sentimiento de inferioridad que puede ocasionar mucho malestar. Es importante hacerle ver que «realmente» no es diferente y que solo depende de un comportamiento diferente, y lo más importante, que se puede aprender una nueva conducta ajustada a su ámbito social.

 

Categorías

Share This