Adolescencia

Testimonio de una madre:

«Empiezo a pensar que esto no tiene solución. La conducta de mi hijo es incomprensible. Y lo triste es que siempre ha sido un niño feliz, pero ahora…Todo esto me hace sentirme muy mal, pienso que no he sabido educar a mi hijo, y ya no sé qué hacer, lo he probado todo y creo que no tiene solución. Nos sentimos fracasados como padres y esto nos causa tanta tristeza y desesperación…Nuestros hijos han sido siempre lo más importante para nosotros, nuestra vida ha girado en torno a ellos, les hemos dado todo, hemos intentado hablar, pero es imposible, nos sentimos incapaces de comprenderlo»

La adolescencia puede ser una de las etapas de mayor estrés para los padres. El asesoramiento profesional puede hacer que mejoren los recursos para enfrentarse a ella, lo cual beneficiará tanto a los padres como a los hijos.

Testimonio de un adolescente:

«Mis padres no me entienden…y además me rayan la cabeza. Por un lado me dicen que tengo que ser responsable y que ya soy un hombre, por otro me ponen hora y no me dejan tomar mis propias decisiones. ¿En qué quedamos? No se dan cuenta que yo tengo mis propios problemas y que no son solo ellos los que sufren…»

La adolescencia es una etapa complicada. Se caracteriza por los dobles mensajes de los padres a los hijos, es decir, por un lado se les trasmite que deben empezar a ser responsables y adultos pero por otro se les trata como niños. Además, ellos se enfrentan a muchas situaciones complicadas: cambios físicos, cambios psicológicos, frustraciones, inseguridades,…lo cual les crea mucha confusión y malestar.

Todas las características descritas anteriormente entran dentro de la normalidad de un chico/a adolescente, pero puede considerarse patológico cuando es exagerado. Cuando observamos que el adolescente está sufriendo mucho y/ o hace sufrir a los demás o cuando vemos que se altera toda su vida y que esos sentimientos le condicionan absolutamente, es importante buscar una ayuda profesional.

 

Share This